La Directiva Marco del Agua, Directiva 2000/60/CE (DMA) fue promulgada en octubre del año 2000 por el Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea y viene a integrar la legislación europea relativa al agua aprobada previamente, a la vez que la racionaliza mediante la derogación de algunas antiguas directivas. Esta normativa de rango superior introduce un nuevo ciclo de planificación hidrológica.

Para incorporar sus requerimientos, este nuevo proceso incorpora diversas fases de actuación simultáneas: elaboración del plan hidrológico de cuenca, establecimiento del programa de medidas, evaluación ambiental estratégica, participación pública, revisión de Planificación Hidrológica. Debido a la complejidad del texto de la DMA y a sus posibles interpretaciones para su aplicación, los diferentes estados miembros de la Unión Europea decidieron implantar una estrategia común de implementación cuyo principal objetivo es la aplicación de todos los requisitos de la DMA de forma coordinada, coherente y homogénea. A pesar de todo ello, estos Estados miembros tienen un nivel alto de flexibilidad para diseñar y poner en práctica sus medidas de planificación hidrológica, lo cual ha dado lugar a que cada uno de ellos utilicen criterios diferentes. El carácter innovador de la DMA en la gestión de los recursos hídricos ha motivado, en algunos casos, falta de eficacia en su aplicación debido a que la gestión del agua varía según los países debido al contexto político, diferencias culturales y variación en condiciones ambientales. Además, existe un problema de escala, delimitación de las masas de agua, extensión de las demarcaciones para gestionar, por ejemplo, en la ordenación del territorio local, los costes en la implementación real y su mantenimiento en el futuro, la necesidad de especialistas y la reducción del nivel operacional que dificultan la obtención de resultados satisfactorios. Debido a estos motivos y a la necesidad de llevar a cabo trabajos prácticos a escala local detallada que permitan contribuir a la estrategia común de implementación de la DMA, desde la Sección Gestión Integral del Agua del Colegio Profesional de Licenciados y Graduados en Ciencias Ambientales de Andalucía (COAMBA) se ha elaborado un manual como contribución a las líneas estratégicas futuras que deben fundamentar la planificación hidrológica, para que además de ser un manual de conocimiento, se convierta en una obra de consulta, de referencia para que los profesionales relacionados con la planificación de los recursos hídricos puedan actualizar sus conceptos, metodologíasy técnicas. Para ello, han colaborado una serie de autores especialistas y referentes en sus temáticas que sin duda han enriquecido el libro convirtiéndolo en un manual de obligada consulta para la definición de las líneas estratégicas que deben fundamentar el futuro de la planificación y la gestión de los recursos hídricos. Los autores representan a las diferentes administraciones (nacional, autonómica, provincial y local), organismos públicos de investigación, universidades, empresas de gestión de aguas, fundaciones, sector público y privado.

La obra incluye doce capítulos en el que se exponen los conceptos relacionados con la planificación hidrológica como elemento subsidiario con especial atención a las singularidades de la gestión del agua en Andalucía, la ordenación y protección del dominio público hidráulico, marco normativo, la participación pública y gestión del agua, los recursos hídricos empleados para consumo humano con análisis de su protección e integración en la ordenación del territorio, el régimen de caudales ecológicos en masas de agua tipo río, los contrastes mediterráneos en el contexto del cambio global, análisis de lasinundaciones y desertificación, los diferentes usos y demandas, la importancia de la administración local en la gestión de los recursos hídricos, la concienciación ciudadana de protección de los recursos hídricos, la evaluación del estado de las masas de agua subterránea, metodología de evaluación del estado cuantitativo y cualitativo así como la relación entre ambos y la valoración del estado global, las redes de control y niveles de referencia, definición de programas de medidas, la importancia de la investigación en materia hídrica, los diferentes horizontes temporales de la Planificación Hidrológica, el principio de recuperación de costes de los servicios relacionados con la gestión de las aguas, régimen sancionador en materia de recursos hídricos así como las posibles excepciones contempladas en la normativa, la necesidad de la depuración de las aguas para alcanzar los objetivos ambientales de la planificación hidrológica y la importancia de la reutilización como fuente de recursos hídricos.

El agua, como recurso para la vida, es paisaje, cultura, patrimonio, naturaleza, economía, sociedad, etc. Es el recurso de la vida, ya que su ausencia condiciona y limita el desarrollo. Tanto los usos como las demandas del recurso hídrico deben ser gestionados y planificados de forma eficiente para alcanzar el desarrollo sostenible. Andalucía, en el marco de España y Europa, necesita una estrategia sostenible de gestión de los recursos hídricos que permita su conservación y su uso de una manera más eficiente.

Esta necesidad de una gestión sostenible e integrada queda reflejada en la legislación y las políticas vigentes, y debe ser abordada desde la planificación hidrológica.